junio 20, 2024

Las abreviaturas son contracciones de palabras que pueden manifestarse en silabas o letras acompañadas con signos o marcas para indicar la abreviación de la palabra. En la actualidad, el uso de abreviaturas es notorio en los distintos soportes electrónicos. A lo largo de la historia, las abreviaturas han sido utilizadas en los distintos soportes por los que ha transitado la escritura alfabética, con el surgimiento del lenguaje escrito, se hizo acopio de una vasta producción escrituraria en distintos ámbitos, por ejemplo en el ámbito jurídico, en el administrativo y en el religioso.

El origen de las abreviaturas fue místico, además, estuvieron vinculadas con ideas mágicas y religiosas. Los escribas hebreos por ejemplo, por el mandato de “no tomarás el nombre de dios en vano”, se valieron de un signo seguido de un punto para abreviar la palabra escrita de Yahvé,  quedando así solo las letras iniciales. Otro ejemplo se documenta con los romanos, ellos para curar el mal de ojo hacían uso de las abreviaturas por suspensión (la primera y la última letra de la palabra del nombre de la persona), al igual que hebreos y griegos, tenían la creencia de que el nombre estaba vinculado con el alma, según sus creencias, para hacer daño a alguien, bastaba con escribir el nombre de la persona en un trozo de papiro y lanzarlo al fuego.

Así, el uso de siglas en la escritura se arraigó convirtiéndose en una costumbre religiosa y dio origen al uso de amuletos para la autoprotección y para evitar maldiciones. Las lenguas sagradas por ser divinas, tenían un poder; a partir de ciertas palabras se hacían conjuros de textos bíblicos y se combinaban con nombres de divinidades, así surgen los ruegos y las oraciones, las cuales eran escritas en pergamino, papel o metal y usadas como amuletos, la gente acostumbraba a llevarlas sobre la ropa para protegerse contra el mal de ojo o desgracias. Esta práctica religiosa y mágica siguió en los siguientes siglos con mayor fuerza como lo fue el periodo medieval. El “crismón” por ejemplo, es un emblema que simboliza el nombre de Cristo en lengua griega y es uno de los símbolos más representativos y utilizados en algunos espacios y textos religiosos del periodo medieval y moderno.

Es importante tener en cuenta que el uso y características de las abreviaturas se determinan por su contexto.  Por ejemplo, en el ámbito jurídico-administrativo, durante siglos fueron usadas con mucha abundancia, pero en el periodos romano (s.VI d. C.) y en el de los reyes católicos (XV-XVI), los escribanos para señalar sus abreviaturas hicieron uso de ciertos signos de abreviación que al no ser entendidos por sus interlocutores, originó disgusto y prohibición. Por lo tanto, el uso de abreviaturas es un procedimiento expresivo propio del escribiente y parte de una tradición escrituraria y de una época precisa.

La disciplina paleográfica y en especial la braquigrafía, es la encargada de estudiar los trazos y significados de las abreviaturas y, como en las épocas pasadas citadas, su desciframiento puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza para el paleógrafo. De acuerdo a su trazo, se pueden clasificar en dos grupos, las abreviaturas por signo general y las de signo particular. Las primeras se identifican por una tilde o vírgula recta, curva o envolvente, la cual se utilizaba para marcar la suspensión de una palabra; con la tilde curva, fue frecuente marcar la ausencia de letras con sonido nasal, como la <m> y la <n>. El segundo grupo, las de signo especial, tienen un determinado valor y puede suplir una o un conjunto de letras, su origen procede de las notas iuris  y su uso fue predominante durante el Medievo, tanto en la escritura libraría como documental.

Hoy en día, el uso de abreviaturas sigue de manera prolifera, un ejemplo son los soportes digitales, donde se observan expresiones, que en la mayoría de los casos, solo entienden quienes están familiarizados con este código escrito. Este fenómeno, reafirma a las abreviaturas como un medio muy particular de quien escribe por consiguiente, existe una relación intrínseca entre el escribiente y el lector, ambos deben conocer y comprender el mismo código para entender la lectura de las palabras abreviadas.

Crismones antiguos, fuente: Estructura documental, Ediciones Trea, 2014.

 

Palabras abreviadas utilizadas en distintos documentos antiguos, fuente: Guía paleográfica de abreviaturas españolas, 2003.

 

Zandy E. Velasco

[email protected]

 

 

 

 

 

 

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *